"Familia Albertiana" es un movimiento nuevo que desea compartir el carisma y la espiritualidad con los laicos
¡AMANECE UN GRAN DÍA!                                                                                           

¡Felicidades! por aquel 23 de abril en que Alberta Giménez se hizo cargo del Colegio de la Pureza, con el que se inició toda un nueva aventura, y por nuestro 23 de abril en el que podemos observar la realidad desde la distancia. 
La vida de la Madre perdura en nosotros, laicos y religiosas. Nosotros somos el rostro de ese carisma de Pureza de María que necesita encarnarse, comunicarse y expandirse...
El espíritu valiente y sin miedos (tan pascual) de nuestra Fundadora, su afán luchador, su elección de o mejor y más conveniente, su aceptación plena de la Voluntad de su Dueño y Señor, su espíritu familiar, amable y cordial, su mente prodigiosamente abierta, sin bloqueos, nos animan a seguir en este mundo tan light.
Que Él siga intercediendo para que nuestros caminos y nuestras intenciones sean rectas y no escatimemos nada para hacer el bien a todos, aún a costa nuestra, con la ilusión y la esperanza cierta del amor de Dios.
"Quiero permanecer con Cristo resucitado viviendo con él una nueva vida" (M. Alberta)
¡Felicidades!

No hay comentarios:

Publicar un comentario